sauco
Ahora las flores están espléndidas, el momento para recoger unas cuantas y llevarlas a la cocina para disfrutar de su aroma dulce y avainillado. El saúco, o saüc, o intsusa, o sabugueiro, o, en plan docto, Sambucus nigra L., tiene todo un buen número de usos medicinales, aunque se utilizaba también para tintes, perfumes, fabricación de utensilios y hasta como insecticida. Pero la flor se puede consumir sin peligro, cruda para dar un toque en ensaladas, rebozada en forma de buñuelo dulce, en tempura o tortita como guarnición de algunos platos, con soda o vino para preparar un cordial veraniego, o como ingrediente de helados artesanales. Las flores se pueden conservar en salmuera. Con sus frutos negros se prepararán, en otoño, mermeladas y confituras.